viernes, febrero 27, 2009

la ciudad de la furia


sé que no debo, pero a veces no hay opción y otra vez hice dos noches seguidas en bus.
llegué a medellín a las 6 am, con un sueño que ni el mejor café colombiano podría ahuyentar.
arbolada, artística, vibrante, medellín es bellísima. hay carteles en contra de la violencia y el arte surge de todos los rincones.

y a pesar de tantos estímulos, voy vagando como un ente adormilado entre sus colores y sonidos. cada tanto me siento en una esquina a ver los vendedores pasar. y justo cuando el sueño se asoma para derrotar por completo a mi vigilia, ruidos, cana, palos, piñas, sirenas.
saco la cámara, alguien me advierte que la guarde si es que no quiero que me la decomisen.
suenan unos tiros, los comercios bajan las persianas, una nena llora.
doy vuelta a la esquina. aquí no ha pasado nada.

2 aportes al desconcierto general.:

Anónimo | 06 marzo, 2009 11:13

hola pau! soy Pau. Me preguntaba "qué será de ti?" Me alegra que sigas en camino a ... a donde más te guste!
beso grande

Rox | 13 marzo, 2009 18:45

Ay Nenaaaaa! Cuidateeeee!