jueves, febrero 26, 2009

la primera impresión


llegué tardísimo a la frontera colombiana, justo antes de que cierre.
no tenía muchas opciones: cambiar la plata ahí, tomar un taxi, rezar porque aun hubiera buses para cali.
-cuanto está el cambio?
-cuanto quiere cambiar?
-depende de cuanto esté el cambio.
-2300. cuanto?
-20 dólares.
-entonces le tengo q dar...40.600.
-eh?
-bueno, le doy 41.
-EH?
-...
-46000 me tiene que dar!! o precisa que hagamos la cuenta con la calculadora?

taxi a ipiales, 7000 pesos. no hay otra opción. directo a la terminal.
bus a cali, el último disponible.
-cuanto sale?
-40000.
-no me alcanza.
-cuanto tiene?
-39000.
-le cobro 35, que le quede para el tintico.*
sonrío. pero el pasaje que me da dice que pagué 25000.

siento que me están cagando.
o estaba idealizando mucho a los colombianos.

*tintico: diminutivo para "tinto", café.

1 aportes al desconcierto general.:

Carles | 12 marzo, 2009 15:41

Medellin acoge en sus raíces un péndulo que recorre una distancia enorme... desde la desenfrenada violencia, egoismo y sed de poder de antaño hasta las gentes más bellas, dulces y hospitalarias del planeta.

Una maravilla, perseguidora !