miércoles, febrero 14, 2007

inexplicable


Hoy fui testigo de un suceso inexplicable, que contradice todas las leyes de la física, la química, de Murphy y el Código de Hammurabi. Estaba comiendo una tostada y se me cayó... con el dulce para arriba!!
Fantabuloso.

6 aportes al desconcierto general.:

Pituten | 14 febrero, 2007 15:27

me gustan las cosas cotidianas contadas informalmente
te visitaré a diario

besos


Pit

Pituten | 14 febrero, 2007 15:37

y con respecto al vino me lo clavo con quesito cortado, con papas fritas o con asado. necesito algo en el estómago porque es muy rico y nunca me conformo con una copa.

adeu

Eternauta | 14 febrero, 2007 15:46

Impresionante. Ya estás para la fase dos del experimento (?). Ahora conseguite un gato, atale una tostada al lomo y revolealo al carajo. Después nos contas los resultados.

Mis respetos

Pituten | 14 febrero, 2007 15:50

juajajajajaj !!!!!!!!!!!!!

tengo una siamesa, pero no la presto para experimentos eh !


pobechita

p | 14 febrero, 2007 16:07

Bienvenidos pituten y eternauta! gracias por sus bellos y enriquecedores comentarios.
Y si, pituten... indudablemente, el vino con una picadita hacen una pareja parrrfecta!! malbec joven para mi, por favor...
Eternauta, mi religión (?) me impide hacer experimentos con animales... pobre la gata de pituten...

Gomero | 14 febrero, 2007 23:22

Para poder hacer el famoso experimento del gato con la tostada atada en la espalda, hay que evitar que el artefacto felino-tostada (AFT de aquí en adelante) tenga un centro de gravedad desigual.
Es decir, hay que usar o una tostada de unos 4 kilogramos, o un gatito tan liviano como una tostada.
Cuando consiga alguno de los dos, les cuento.