sábado, junio 30, 2007

puntos de vista 2


a propósito del post anterior, puntos de vista (y el comentario de jane)

no me gustan los lentes de sol.
en una época quise usarlos, pero tuve muchos problemas para encontrar unos que no chocaran con mis cachetes al sonreír. cuando conseguí un par, descubrí que me daban dolor de cabeza y los terminé perdiendo en un parque.
es innegable que alguna gente les quedan bien, pero la verdad es que odio hablar con ellos porque no puedo descubrir hacia donde va su mirada.
y no me gusta hablar con alguien sin mirarlo a los ojos.

ah, tampoco me gusta la gente que usa anteojos de sol en el subte. (?)

5 aportes al desconcierto general.:

Kluivert | 02 julio, 2007 11:23

Hace un tiempo vi un informe especial en América de... EL PELIGRO DE LOS LENTES DE SOL. Exploté, muy gracioso. Aunque también necesario para nuestra sociedad, ya que, según aprendí mirándolo, una persona puede hasta quedar ciega por culpa de los lentes de sol truchos.

Kluivert | 02 julio, 2007 11:25

Me mataba el periodista sentado en un banco de una plaza, mirando al sol, con sus lentes oscuros, poniendo actitud de star, y con la voz en off diciendo "Sí, este momento puede permitirle a uno sentirse un seductor".

(?)

Jane | 02 julio, 2007 20:19

son horribles, lo dije antes, lo digo ahora.


es exactamente eso. no poder ver los ojos del otro, las ventanas que nos muestran un poco de cada uno.
es como un antifaz, una forma de esconderse o de no querer mostrar algo.

no suelo confiar en la gente con anteojos de sol.
ah, y si sos hombre y estás en la playa y me venís a chamuyar... con los lentes perdiste, macho.

jaja
un abrazo p!

pillow of winds | 02 julio, 2007 23:24

En el catálogo de gente que me cae mal casi así porque sí, se encuentran los que usan lentes oscuros en el subte (haciendolo extensivo a lugares cerrados, donde, HOLA, QUÉ TAL, no da el SOL. También los que los usan cuando esta casi casi por llover. Indignante, casi.
Hoy no estoy muy decisiva.

Sandroli | 03 julio, 2007 06:42

Comparto lo que comentan que es odioso hablar con alguien al que no podés verle los ojos claramente, y lo que más abomino es la gente que anda todo el santo día con lentes de sol puestos dándoselas de "star" o "langa", en el caso de los varoncitos ¿Viejo, no te dás cuenta de que sos un ridículo en la cola del banco con eso puesto?
Debo decir que años atrás, durante gran parte de mi adolescencia llegué a tener dos pares de lentes de sol, pero claro, era jóven e inexperto.