martes, septiembre 02, 2008

lunes


domingo a las 21, me llega un alerta de jefe en la oficina a las 8. duermo 4, 5 horas. llego temprano. no vendrá.

miro el reloj de la pc. no es tan tarde. 18.30 me decido a salir.
miro mi móvil: 19 horas. estuve desfasada media hora todo el día, 19.30 tengo que estar en casa y estoy con la bici.
voy a buscarla. la rueda de atrás está pinchada.
me había puesto unos zapatos incómodos previendo visita de jefe y no caminar.
cuarenta cuadras a pie, con la bici y con estos zapatos que me obligan a fruncir el pie a riego de que se me salgan. y me están esperando.
ufff.

1 aportes al desconcierto general.:

pillow of winds | 03 septiembre, 2008 13:04

ahhh....los lunes...!

cuándo el universo se dará cuenta del desequilibrio y extenderá el fin de semana un día más?

eh?