martes, abril 29, 2008

sonrisa


estoy con la bici, corrientes y callao a las 6 pm. mientras espero que corte el semáforo, el flaco me ofrece una hecho en buenos aires. le digo que no esta vez, que gracias, sonrío. él agradece la sonrisa y me dice que cuando uno sonríe hace un bien doble: al otro y a uno mismo, como una caricia al alma.
le explico que no puedo evitarlo, que no concibo otro modo de estar en el mundo.
entonces él se acerca, me da la mano y me dice que no todos los días se cruza con una princesa. sonrío más aún, agradezco otra vez, corta el semáforo, pedaleo sonriendo.

5 aportes al desconcierto general.:

Gos | 30 abril, 2008 09:28

Que lindo! Me encanta tu actitud. Yo tb siempre sonrío, algunas veces a la gente de mi barrio (Palermo) le sonrío igual aunque sean antipáticos. Pero definitivamente a la gente de mis otros barrios (Fiorito, Budge, Villa Albertina)les sonrío y se transmite mucho en esas sonrisas. Igual nada se compara a las sonrisas + besos + abrazos de mis alumnos, aunque a veces vengan con piojos. je.

Gaxton | 30 abril, 2008 13:18

La princesa está sonriendo
¿qué tendrá la princesa?
con su alegría andariega
con sus labios de mariposa fresa
con su boca de cereza inquieta.

Cla | 02 mayo, 2008 21:20

Me enamoré! Corrientes y Callao dijiste?

Cla | 02 mayo, 2008 21:20
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
ámbar | 11 mayo, 2008 23:42

coincido con lo de arriba.
voy a pararme por ahi miles de hs.
quizas consigo sonreir interminables minutos.