martes, octubre 02, 2007

cocina


ayer fue el cumpleaños de mi madre, y allí fui.
envueltas en aromas de cocina, todas con sus delantales, mi tía, mi abuela y mi mamá, estaban cocinando.
cocinando la historia familiar, sazonando con risas, secretos y amor.
obviamente, apenas llegué, yo también metí manos en la masa.
y aunque desistí de ponerme el delantal, repulgué muchas empanadas y tuve el privilegio de inventar (y preparar) la torta para la homenajeada.
definitivamente, la cocina es un acto de amor.
y me encanta cocinar.

(esto me recordó algo que escribí hace un tiempo, acerca de como preparar dulce de peras)

8 aportes al desconcierto general.:

Planethall | 03 octubre, 2007 01:12

conjugar las sensaciones, degustando cada momento como unico.
Feliz cumple a tu madre!!!!

Ale | 03 octubre, 2007 08:11

¡Tres hurras por la gente que cocina con amor!

Kluivert | 03 octubre, 2007 10:01

Feliz cumple atrasado para mami (?).

Totalmente de acuerdo: cocinar con amor es lo más grande del mundo. Lamentablemente, no sé hacer más que milanesas con puré o con papas fritas, pero le pongo la vida (?) a la preparación y siempre dejo felices a mis comensales invitados.

Juicy mandarine | 03 octubre, 2007 13:54

Uy, sí... qué bueno es tomarse cada tanto una tarde para cocinar tranquila!
Y la verdad que es cierto lo del acto de amor: tanto cocinar para alguien como cocinar con alguien. Qué lástima que todas esas películas "culinarias" (?) sean tan malas.

Steven | 03 octubre, 2007 15:36

quiero comer empanadas caseras.. las extraño, y las empanadas de desayuno compradas en los pueblitos del interior, cuando salia de viaje (laboral) con un buen amigo (laboral tambien)

Anónimo | 04 octubre, 2007 19:32

Feliz cumple a tu mama, siempre me acuerdo de "tus" cumples en la casa Banfileña. Hermosos momentos que aunque parecen lejanos, estan en mi memoria. Besos FDF

Pituten | 05 octubre, 2007 14:21

una de las cosas más lindas es que te cocinen con amor

brindo por eso


te mando beeeeeeeeeso

Vay | 09 octubre, 2007 16:30

Yo seguí husmeando por estos lados y di un brinco desde el pequeño jardín hasta acá…

La cocina es un lugar mágico, tan mágico como el simple acto de cebar mate por las noches.

Saludos!