miércoles, julio 25, 2007

aventuras en el subte: inocencia


Primer vagón, segunda puerta. un niño en el vagón
(y hay sólo uno, lo cual es una bendición en pleno receso invernal)
(me encanta decir: en ple no re ce so in ver nal)

-mamá, hay otro tren ahí! se cruzan? cómo hacen?

mamá responde:
-me estás cargando?

niño, niño... es un espejo!!!
(risas subterráneas)

1 aportes al desconcierto general.:

natalia | 25 julio, 2007 15:28

no lo puedo creer, yo pensaba que los ñiños asi no existian! aunque si tenia mas de 10 años es un grandote bastante boludon!
slds!