domingo, octubre 19, 2008

abrir la puerta


hace unos meses apareció en mi cabeza el delirante plan de abandonar mi exitosa carrera, mi reconfortante trabajo, mi mansión con jacuzzi y mis fogosos amantes. de dejarlo todo todo para irme de viaje. y aunque hubo idas y vueltas (lo de los amantes fue lo que más me costó, sin dudas) lo llevé adelante. y la hora de la partida se acerca.
esta es mi última noche en mi casa. hay bastante caos a mi alrededor, para que negarlo.
paradójicamente, no difiere mucho de mi interior: una antropomorfa bolsa de confusiones (existe este término en femenino?) debatiéndose entre sentimientos encontrados. no es que no quiera viajar, nada más lejos de eso. pero confirmo que mi tendencia a la inercia es más grande de lo que quisiera y mi apego a las cosas se evidencia con bravura.
sin embargo, siento que estoy cerrando más o menos prolijamente mis asuntos acá.
mi vida acá. estoy cerrando mi vida acá.
y abriendo una puerta a lo desconocido.

3 aportes al desconcierto general.:

Juicy mandarine | 20 octubre, 2008 15:07

Bolsa de confusiones, de mariposas en el pecho, de inercias que se cortan grandilocuentemente, hermosa persona: ¡merde! ¡que vivan las puertas abiertas a lo desconocido!

Carola | 23 octubre, 2008 11:23

conozco esa sensación, creeme que se te pasa una vez que cerras la puerta.
a vivir! buenos caminos.

Kika | 01 noviembre, 2008 06:11

lo escribí en respuesta a un comment y me quedé..como ajena a mi teclado:
"lo único permanente es el cambio".
(glup)
osho un poroto mirá!
la dedicatoria...sin palabras, gracias!